VUELTA AL COLE DE FORMA SALUDABLE

Con la llegada de Septiembre, se acaban las vacaciones y por consiguiente, la temida por unos y esperada por otros vuelta al Colegio. Por ello, hoy os vamos a hablar de un problema que, en nuestra práctica diaria, encontramos con bastante frecuencia:

El dolor de espalda.

 

Pueden ser muchos los motivos por los que los más pequeños de la casa se empiezan a quejar de estas molestias, desde las pesadas mochilas, hasta los incómodos e inadecuados mobiliarios, pasando por el prolongado tiempo de sedentarismo.

Desde Clínica Sohail, queremos daros unos pequeños consejos, para conocer mejor los riesgos de determinadas prácticas diarias, así como prevenir estas dolencias.

Unos de los problemas que más nos suele preocupar es por la mochila. El riesgo de una mala colocación o exceso de peso de la misma puede generar una actitud escoliótica y/o cifótica y, si esto se hace crónico, es decir, se prolonga en el tiempo, podría llegar a desencadenar una futura escoliosis, cifosis estructurada o dolor lumbar de origen inespecífico (lumbalgia).

Otro problema que encontramos a diario es a nivel postural y físico. El mantenimiento de malas posturas dentro y fuera del aula junto con la inactividad física, puede provocar la aparición de dolor de espalda o inclusive perpetuarlo.

El 50% de los niños y el 70% de las niñas de entre 10 y 14 años sufre o ha sufrido dolor de espalda. Ante esta situación, un abordaje interdisciplinar es la mejor actuación posible para prevenir y reducir estos datos. Dicho abordaje consiste en la educación de los más jóvenes de casa y de todo su entorno de la importancia de realizar pequeños cambios y modificaciones para prevenir estas dolencias. Alguno de los cambios que desde Clínica Sohail recomendamos son:

  1. Incorporar actividad física reglada para contrarrestar la inactividad adoptada en la posición de sedestación prolongada.
  2. Evitar altas cargas en la mochila, transportando solo lo necesario y, en caso de ser posible, llevarla en un carrito o en su defecto con las asas que irán apoyadas sobre ambos hombros y nunca sobre uno solo.
  3. Respecto al mobiliario, evitar que sea estándar, adaptándolo a las características del escolar, haciendo hincapié en la correcta colocación del escolar sobre el mismo.
  4. Mantener un ambiente correcto, ya que la falta de luz o exceso de ruido dificultan el mantenimiento de una postura idónea.
  5. Educar y explicar cosas sencillas sobre cómo se debe coger la mochila o qué postura es la adecuada.
Infografía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *